miércoles, 14 de enero de 2015

La música en el Estado Islámico

Tras la matanza perpetrada por dos yihadistas en el semanario satírico Charlie Hebdo, el Estado Islámico ha vuelto a la actualidad informativa. El grupo terrorista, que funciona como un estado de facto, divulga por Internet sus atrocidades en forma de vídeos en los que se muestran batallas, explosiones y decapitaciones. Estos vídeos, además de sonido ambiente y proclamas yihadistas, están frecuentemente acompañados de cantos y melodías que ponen los pelos de punta incluso a quienes no podemos entenderlos.

Los extremistas islámicos nunca se han llevado bien con la música. En septiembre os conté en este blog que hacía veinte años que el cantante argelino Cheb Hasni fue asesinado por tratar en sus canciones temas considerados tabú por algunos extremistas. ¿Está la música prohibida en el Islam? La respuesta es no. De hecho, en el Corán se cuenta que Alá le dió al profeta David el don del canto y la música. Pero como casi cualquier cosa escrita en textos sagrados antiguos, todo está sujeto a interpretaciones. He encontrado numerosas reflexiones en páginas web sobre el Islam y las opiniones más restrictivas indican que la música no es mala siempre y cuando no incite a cometer actos pecaminosos (sexo, drogas, violencia, ociosidad...). Podemos resumir que, en general, la música no es causa de polémica ni discusiones siempre y cuando no atente contra alguno de los valores del Islam. Además, si tal cosa sucediese, sospecho que las reacciones no serían las mismas en los distintos países.

Sin embargo, sabemos que en el Estado Islámico (EI) la música y el canto están tajantemente prohibidos, y el incumplimiento de esta orden es considerado haram (pecado), siendo castigado con flagelación pública. Entonces, ¿qué se oye en los vídeos que divulga el EI? Pues a esos cantos se les conoce como nasheeds y se han convertido en una especie de banda sonora de la Yihad que ahora mismo abandera el EI. Se trata de cantos vocálicos a capella de temática islámica que han sufrido un importante auge de popularidad desde la Primavera Árabe y que son considerados auténticos himnos yihadistas. El más conocido es Ummati, Qad Lāḥa Fajarun, que significa algo así como "Compañero musulmán, el amanecer ha llegado", es considerado por muchos el himno oficioso del EI. En este enlace podéis ver la traducción completa.


Las nasheeds se componen de muchas pistas superpuestas, y se graban con medios caseros. Aunque los instrumentos están prohibidos, se intuye una fuerte edición digital. Muchas se editan con efectos de eco, sonidos de batallas e incluso no es extraña la presencia de Autotune.

El mayor banco de nasheeds es, sin duda, YouTube, aunque normalmente son borradas por la propia plataforma cada poco tiempo. Sin embargo, existen numerosos sitios donde se pueden escuchar online e incluso descargar. Una de las webs que más me ha impresionado es nasheedbay.com, donde se pueden encontrar nasheeds en varios idiomas.

Si queréis información hecha por profesionales, os recomiendo estos artículos en euronews.com y nbcnews.com (ambos en inglés). Si queréis escuchar más nasheeds, os propongo An Nasru Tawala y Shuhadaa Manzilatan Abu Ali


NOTAS
1 - Fuera del Estado Islámico existen nasheeds con acompañamiento musical y no todas son violentas, ni mucho menos.
2 - ¿Hay nasheeds en español? Pues sí, hay alguna. Esta es un ejemplo.
3 - Imagino que la romanización correcta de la palabra nasheed en español sería nashid o nasid.